You are here

Acceso a Tecnología Agrícola

Un billón de personas en el mundo padecen hambre y desnutrición, de acuerdo con estadísticas de la FAO. Esto significa que los agricultores del mundo deben ser estimulados para que produzcan más alimento, mientras que usan la tierra y el agua de manera más eficiente y preservan la biodiversidad.

Posición de Syngenta

La agricultura puede producir suficiente alimento, pienso, fibra y combustibles para la población del mundo, si los agricultores tiene total acceso a todas las tecnologías disponibles para aumentar los rendimientos y la calidad de las cosechas. Los gobiernos y la industria agrícola han compartido la responsabilidad de cumplir con los retos de producción global de alimentos. Sin embargo, algunos países rechazan las tecnologías científicas sanas, debido a suposiciones y pre-ocupaciones políticas. Dentro de este alcance global, Syngenta está excepcionalmente posicionada para llevarle a los agricultores una tecnología efectiva, especialmente en mercados emergentes donde el reto de aumentar la productividad es aún mayor.

¿Cómo podemos garantizar el acceso a la tecnología para los agricultores en el mundo entero?

No sólo necesitamos que los gobiernos avancen en tecnología en los países en vías de desarrollo, también, necesitamos que los gobiernos apoyen la implementación de tecnologías en regiones desarrolladas para aumentar los rendimientos y ampliar el conocimiento de la agricultura. La colaboración también será necesaria con un gran número de inversionistas; desde las ONGs hasta quienes hacen las políticas; de compañías de alimentos a agricultores, de empleados a comunidades rurales.

¿El acceso a la tecnología no destruye la cultura y las prácticas agrícolas de los agricultores locales?

No, la tecnología y las experiencias existentes de los agricultores locales se pueden integrar exitosamente. La agricultura integrada se basa en un sistema dinámico que da un uso accesible a lo último en investigación, tecnología y practicas locales mientras que tiene en cuenta la tierra, las condiciones climáticas y económicas. Cuando las estrategias de la agricultura incorporan medidas culturales, biológicas y químicas para manejar las cosechas de acuerdo con las condiciones locales, ayudan a optimizar el uso de recursos y a promover la agricultura sostenible.